• Grupo BA

¡Choquen las cinco, compañeras!

La Primera del fútbol femenino ganó otro torneo oficial de la Liga Amateur y ya ejerce una supremacía que marcan los números del historial: es la quinta vez que lograron la codiciada vuelta olímpica. El pasado Torneo Apertura 2022 llegó la conquista con un juego súper ofensivo en la que las dirigidas por Matías Giugno ganaron casi todos los partidos por tres goles de diferencia.

De pie: Gisel Noguera, Eugenia González, Solange Navata, Valeria Rodríguez, Luz Perlini y Leticia Reichman. En cuclillas: Yesica Arrien, Natalia Giulletti, Mayra Sosa, Delfina Crino Salomón y Jeorgina Soto.


Matías Giugno se mostró muy satisfecho con lo producido, y agradecido al grupo por el esfuerzo que tuvo hasta cuatro días de prácticas semanales (un mes de pretemporada) y que se mantuvo con el compromiso de tres días de entrenamientos durante los meses de competencia. “Fuimos de menor a mayor en el torneo. Ya en los últimos partidos el nivel fue muy fuerte, un combo entre la jerarquía y la confianza. Tuvimos un juego versátil, con un sistema de 1-4-4-2, y la idea fue controlar los partidos desde la posesión de la pelota y atacar con la mayor cantidad de gente posible. Que las volantes puedan cerrarse a jugar y atacar por afuera con nuestras laterales”.


Como una muestra de la solidez defensiva, recién en la 9na fecha recibieron el primer gol, que será una de las claves que llevó a no bajar nunca del primer puesto, terminando con dos tantos en contra.


La arquera fue Patricia Reichman, quien por varios años fue titular de Estudiantes. Y en la defensa, como central derecha, lució la figura de Luz Perlini, jugadora nacida en Verónica, que a los 32 años volvió al club tras una experiencia de dos años en Independiente de Avellaneda (pasó de Estudiantes a las Rojas post pandemia).


La estructura tuvo a otra destacada, “Yeyo” Arrien, ex jugador de la Selección Argentina y de Boca Juniors. Fue la “5” y que podía abastecer con su juego a una mediocampista externa como Sol Lavata, una de las figuras superlativas, ex de Nueva Alianza.


Adelante, con Mayra Sosa, nuestro equipo femenino tuvo a una goleadora de un promedio de uno por partido (15 jugados, 15 convertidos). Romina París, en la organización permanente desde afuera, felicitó y volvió a sentir la piel de gallina por haber podido contra todos los obstáculos, como la cantidad de veces en que la Liga puso a jugarlas lejos del predio Varallo. Sí, aunque cueste entenderlo, ólo dos veces jugamos en casa.


La campaña fue así: Fomento (V) 2-0; UNLP (V) 6-0; Asociación Iris (V) 0-0; Villa Montoro (V) 0-2 Unidos de Olmos (V) 2-0; Las Malvinas (V) 3-0; Everton (L) 3-0; Talleres (V) 0-0 Nueva Alianza (V) 1-3; 152 Oeste (V) 6-0; Alumni (V) 3-1; Tolosano (L) 3-0; La Plata FC (V) 3-0.


Cinco estrellas bordean el escudo de la camiseta del Femenino. Cinco veces en lo más alto, como esas manos que recuerdan un viejo dicho al chocar una mano con la otra: “¡choque esas cinco, compañera!”. Pentacampeonas.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo