top of page
  • Grupo BA

El sintético de hockey, el sueño está en marcha

No los silenció una pandemia. No los ató la nostalgia de lo que pudo ser y no fue. Soportando la devaluación, superando grietas. Está aquí, en 2022, firme la Asociación Coronel Brandsen, con su Comisión Directiva y una de sus ramas fuertes en el deporte social, el hockey, sus jugadoras y profesores, que sacuden con el palo y contagian con su magia. Ese hockey femenino que decidió generar una evolución, y que tiene ya unos buenos ahorros puestos en el sueño del futuro: la cancha de sintético.

Esta semana va a ser inolvidable, según anunció Norberto Sánchez, el “Coco”, presidente de los que no hay tantos ya.

La cancha de sintético, sin dudas, marcará una gran diferencia. El asunto del dólar no es sencillo y hay que apurar. Una devaluación puede retrasar todo, tirar por la borda el esfuerzo de tantos días donde se recaudó con fiestas, rifas, jornadas. No lloran, cantan. No maldicen, se alientan. Brandsen necesita juntar algún día esos 150.000 dólares en un país donde todo cuesta caro.


¿Qué podría pasar si Brandsen tiene este escenario?

Para empezar a hablar, se metería en el top 7 de los clubes platenses que lo consiguieron.


¿Y qué más traerá la nueva cancha?

Jugará el torneo Metropolitano, que es como la AFA del fútbol, el lugar de donde se arman las Selecciones, tanto de varones como de mujeres.

¿Y sólo el hockey se beneficia?

Claro que no, es Brandsen, es el barrio donde está el predio, un lugar donde los chicos y las chicas requieren de contención, y el deporte les puede dar la herramienta para pasar a ser jugadores y en un futuro uno de esos líderes sociales. De los que salen de abajo.


Pero la infraestructura en 161 entre 52 y 54, traerá alborozo para los futbolistas, del masculino y del femenino. Porque los días de lluvia o en circunstancias que el hockey no entrene, podrá ser el lugar de entrenamiento de los diferentes equipos, el sueño de cualquier director técnico.


En AC Brandsen, tener el sintético, sumará más vestuarios, más tribunas en el futuro y un espacio que los dirigentes vaticinan como otro sueño dentro del sueño. Una casa de concentración, como esas que están en el Country de Estudiantes o en la Estancia Chica de Gimnasia, para ofrecerse a delegaciones deportivas de cualquier lugar y deporte, que necesiten hacer una previa precompetitiva.


Por eso este lunes 29 de agosto, como durante los próximos días, a las 18.30, la familia que compone la dirigente se reunirá para tratar el tema, en profundidad.

Existe una urgencia. La misma que tiene toda persona que vive en este país y busca el progreso, apostando a quedarse, a superarse, pero en la Argentina —se sabe—hoy el dólar oficial vale 140 pesos y mañana quién sabe dónde pueda ir a parar.


Ahí están, con sus bolsos y sus palos, con sus buzos rosas y negros, con sus padres, hablando de lo que hablan los grandes. Que Brandsen se va para arriba. Una historia de amor a la divisa, de doscientas muchachas, menores y adultas, que dan el corazón a cambio de un gol. Se han permitido ir por un imposible, una cancha de maravillas. Y no se rinden, como lo demuestran cuando salen a jugar en la Liga Platense.


Ya han logrado sumar 40.000 dólares. Restan otros 60.000 para que la empresa de Buenos Aires les entregue la alfombra, que sucederá cuando se complete el pago. Esa alfombra que pisarán en un futuro que no vemos lejano, por tantas ganas, por tantas ideas y esperanzas depositadas en una meta que les permitirá jugar de otra manera, donde tal vez mañana lo hagan las hijas o los hijos por dar a luz. La cancha durará eternamente. Su resistencia probada científicamente dice que no sufre desgaste alguno y que no necesita mantenimiento.


No es fácil tenerla, ¡claro que no!


Y se necesita de la colaboración de socios y simpatizantes, de vecinos y comerciantes, del que pueda colaborar.

Por esta razón, el comunicado que recorrerá sitios webs, o los llamados y emails, buscarán a esa mano que aporte con el corazón, pensando en el servicio que un club de barrio es capaz de dejar en la comunidad. “Queremos que la gente que se entere, pueda ayudar, aportar un dólar, dos, o los que puedan, voluntariamente”, dice Coco Sánchez, quien lanzó la propuesta de la campaña del Socio Patrimonial, por la cual se firmará un documento de garantía con ese voluntario/a a l que se devolverá el dinero. “Si nos unimos, si cada uno aporta su pequeño granito de arena, el año que viene vamos a tener en nuestro predio una cancha de la que hablaremos por el resto de nuestras vidas”.


El deporte —como el corazón— tiene razones que la razón no entiende. Y en plena crisis, de valores y financiera, un club de barrio sigue los pasos de quienes hace ochenta años, allá por el verano de 1942, generaron este espacio. Eran inmigrantes que venían de una guerra. Llevaban en sus pechos el sagrado fuego que cuando sale del alma quema y no deja ni rastros de dudas. Fuego que alumbró en todas las décadas, con la avenida 60 como testigo, entre las calles 23 y 24, de donde surgió la identidad. En los 40 se compró el terreno (con aportes individuales, de instituciones colegas y otras organizaciones del estado); en los 50 hubo quienes pensaron y organizaron el Jardín de Infantes; en los 60, con los grandes bailes que contrataban orquestas de Capital y danzaban en los Carnavales, pensando en esa pileta semi olímpica, que se estrenó en los 70; y después los 80, cuando empezó a gestarse la compra del predio deportivo, que se inauguró en los 90; y los 2000 con el lujoso salón de fiestas. La siguiente década atrajo a una figura internacional como Verón, para ganar un título y dejar hechas las tribunas y el palco. Ahora esto del hockey, deporte que en siete años colmó las instalaciones hasta dejarlas algo chicas, y permitiéndose ir por una cancha de primer mundo. Puede ser posible, esta semana la estoica Comisión dice que no hay imposibles. Ahí están, poniendo peso a peso, prendiendo velas para que el país no devalúe. La misma semana que el club cumplió 80 años pusieron la firma y empezaron a pagarlo. El año que viene puede que ya la estén inaugurando. Sería histórico. Y un premio a los que nunca se rinden.





199 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page