Teakwondo
Escuela de Taekwondo​

Instructores: Diego López y Martín Tornielli


Adherido al Centro Argentino de Taekwondo de Edgardo Villanueva


Clases: Niños, adolescentes y adultos.


Facebook/Instagram: Brandsen taekwondo

Cómo se inició

Diego López y Santiago Herrlein habían pensado en un nuevo espacio para la enseñanza. Luego de un tiempo en la Sociedad Germana, se acercan a las instalaciones de nuestra Asociación Coronel Brandsen. El grupo de taekwondo venía ya formado y AC Brandsen sumaba en 2018 otro arte marcial. El primer año, apenas llegados al “Coronel”, Santiago Herrlein (III Dan) vuelve de Chile con un éxito internacional: es medalla dorada en Lucha.

“La gestión para estar en Brandsen la hicen dos alumnos (padre e hijo, hoy radicados en Capital por trabajo). El club recién teminaba el salón que está ubicado arriba. Se da un movimiento de gente que nos benefició como escuela, tanto por estar en una zona como la avenida 60, donde los chicos se muestran caminando con su ropa (dobok) y así se da el boca en boca, la mejor publicidad”, cuenta Herrlein. 

Resaltan la comunicación con la Comisión Directiva: “Si tenemos que hacer un cambio o sugerir algo están siempre dispuestos, ayudando a que estemos cómodos en las instalaciones”.

La escuela está en un lugar importante en el contexto marcial, que tal como es tradición desde su fundación en Corea depende mundialmente de una estructura. Brandsen está dentro del Centro Argentino de Taekwondo, la “Escuela Edgardo Villanueva” (Master Senior, VII Dan, catalogado el mejor couch del país y con un lugar en el Salón de la Fama de la Federación Internacional de Taekwondo). De esta, a su vez, está a cargo del sabonim Raúl Ramos (V Dan), perteneciente a la ITF.

Un mensaje para la vida

“Es un arte marcial que tiene una parte competitiva, con atletas de alto rendimiento que clasifican a torneos provinciales, nacionales o mundiales. Pero también tenemos el principio de practicar por una mejoría física, la filosofía es la cortesía, la integridad, el auto control, la perseverancia y el espíritu indomable. No obligamos a nadie a competir, a rendir para a avanzar de cinturón”, afirman.

Pisos de goma, escudos, bolsas, sudor y amigos. Un grupo muy familiar en el que participan cada vez más pequeños de 5 a 11 años. “Recuerdo momentos, como ir con los chicos a los torneos, a distintas ciudades, volviendo contentos, con una medalla y un trofeo. Pertenecer al taekwondo es un orgullo que llevarán para siempre. ¡Los mejores deseos para la gente linda de Brandsen!”, comentó Herrlein, quien fue profesor y tras finalizar su carrera de Educación Física en la UNLP, regresó a su ciudad natal, Trelew, donde continúa la práctica competitiva personal y la enseñanza con sus propias escuelas.

TAEKWONDO3.png
TAEKWONDO.png
TAEKWONDO2.png